Última Hora

‘La Deportiva fue superada por un filial «olívico» mejor conjuntado’.

Los celestes se impusieron en la mayoría de las parcelas, se posicionaron con mayor organización sobre el césped y se vieron favorecidos, además, en todo momento por las circunstancias. En cambio, los visitantes continúan evidenciando todavía sus múltiples carencias y no son capaces de anotar ante la meta contraria.

La expulsión -otra más, por impotencia- del central burgalés Gonzalo deja patente la pérdida de rumbo de un equipo que no se ha encontrado a sí mismo, apenas, durante toda la presente Temporada.

El comienzo de la contienda, aparentemente, mostró al cuadro del Bierzo con ganas de enmendar su racha de actuaciones decepcionantes (tras esta, ya suma tres consecutivas). El ariete brasileño Yuri se internaría por el flanco izquierdo y tiraría, algo desviado, desde el exterior del área rival. De cualquier manera ello no duraría nada más que un reducido intervalo porque, cuando se llegaba al minuto 5, el defensa aludido Gonzalo se interpondría en la incursión en el interior del área de Juan Hernández y, presuntamente, lo derribaría. El máximo castigo lo transformaría con acierto el “pichichi” santiagués Borja Iglesias (que está sobresaliendo repetidamente, al batir récords de efectividad).

Ante esta contingencia adversa los bercianos intentaron contrarrestar su atraso en el luminoso y reaccionar ligeramente. En el minuto 14 sería Xisco Campos quien conectaría un cabezazo, beneficiándose del bote preciso de un saque de esquina.

El paso hacia adelante, levemente ambicioso, de los blanquiazules (hoy oscuros) posibilitaría algún que otro rápido y peligroso contragolpe de sus oponentes. Así, en el minuto 36, el internacional sub-21 marroquí Hicham proporcionó un pase en profundidad a Borja Iglesias y este definiría perfectamente: de remate cruzado y a la cepa del poste derecho, enviaría el esférico al fondo de las mallas.

La escuadra de Álvarez Tomé, a partir de entonces, trataría de meterse realmente en la disputa aunque sin demasiado éxito: solamente un disparo de Yuri, en el minuto 38 y en hipotético fuera de juego, se convertiría en la magra cosecha obtenida antes del descanso.

Una vez retornados ambos onces de los vestuarios, parecía que los foráneos tomaban la iniciativa y se apoderaban del mando y, lógicamente, manejaban el ritmo del juego. Mas, como anteriormente, ello se iría desvaneciendo a medida que se avanzaba en el discurrir de la confrontación. En el minuto 50 el mencionado Yuri probó fortuna desde la frontal del área de sus contrincantes, y el balón salió por encima del larguero. También el catalán Chavero -en el minuto 58- remitió un testerazo en pos del portal de Néstor, elevado.

No obstante, los anfitriones pugnaban por elaborar contraataques con celeridad y alcanzarían -de este modo- el objetivo de incrementar su ya apreciable ventaja. En el minuto 62 Brais sirvió una pelota franca a Borja Iglesias. La estrella-promesa céltica, por su parte, cedió el cuero a su compañero Hicham y este último logró la tercera diana de los chicos de Alejandro Menéndez. Se plasmaba el ejemplo señero de coordinación: todo un detalle de integración colectiva, sin duda.

En el resto del choque los ponferradinos pondrían su coraje y orgullo a contribución, no demostrando tampoco un carácter ganador. Un chute de Yuri, situado en el balcón del área, se encaminó hasta las proximidades del palo y, para finalizar las opciones deportivistas, Alejandro Chavero -alejado, transitando por la parcela ancha- enviaría un zapatazo bastante alto (con respecto al travesaño).

En resumen, nada de lo visto -en el bando derrotado- invita al optimismo. La “Ponfe” persiste en sus errores con contumacia: falta de suerte realizadora, fallos en la zona de retaguardia y nervios que se manifiestan y son indicio insoslayable de una inexistencia de sistema y hasta de conformación básica y sustancial.

Y el Celta B, remando “viento en popa”: se halla reconfortado con su acceso a los “play off” de ascenso virtualmente asegurado y con integrantes como Borja Iglesias (pretendido por clubs que militan en otra categoría de mayor prestigio, por su calidad, y acumulando la cifra extraordinaria de 24 tantos).

ALINEACIONES:

R. C. CELTA DE VIGO B:

Néstor Díaz; Kevin, Roger, Diego Alende (min.88, Robert), Samuel; Borja Fernández, Brais Méndez; Juan Mena, Hicham (min. 75, Caste), Juan (min. 64, Joao); y Borja Iglesias.

S. D. PONFERRADINA:

Dinu; Nacho López, Xisco Campos, Gonzalo, Abel Moreno (min. 64, Caiado); Chavero, Jonathan, Andy (min. 74, Adán), Menudo; Yuri y Pallarés (min. 67, H. Figueroa).

GOLES: 1-0 (B. Iglesias, de p., 5′), 2-0 (B. Iglesias, 36′), 3-0 (Hicham, 62′).

ÁRBITRO:

El Sr. Villoria Linacero, del Comité madrileño. Amonestó con tarjeta amarilla a los siguientes competidores participantes (todos ellos pertenecientes al mismo conjunto, la Ponferradina): Pallarés (min. 15), Andy (min. 25), Chavero (min. 65), Jonathan Ruiz (min. 88) y Xisco Campos. Por añadidura, y con justicia, expulsó en el minuto 69 al defensa -que había cometido el tempranero penalti- Gonzalo, al enseñarle una cartulina roja directa.

INCIDENCIAS:

Partido correspondiente a la XXXI Jornada de la Liga regular de Segunda División B, en su Grupo I. El Campo de Barreiro registró una buena entrada, estimada en unos 1.200 espectadores.

                                                           Marcelino B. Taboada

¿Acabas de presenciar un accidente o similar? Envíanos tus fotos, vídeos y noticias por WhatsApp

623 11 88 11 (Pincha desde el móvil)

¡Agréganos a tus contactos!

Síguenos en nuestras redes sociales

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies