Última Hora

Pregón de las Fiestas de la Encina 2019

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, abrió el acto del pregón de las Fiestas de la Encina 2019 con unas palabras:

«El pregonero de las Fiestas de la Encina de este año, Pablo Morán, es un ponferradino que dice que para él Ponferrada es: tenacidad, esfuerzo, constancia, amabilidad, solidaridad, empatía y amor.

Fotos: Fabián Márquez

Es un honor para mí compartir con alguien así este balcón del ayuntamiento que es la casa de todos, de todos vosotros.

Hace unos días, en la inauguración de Cima, me preguntaron y dije que los jóvenes de Ponferrada, y especialmente los voluntarios y voluntarias de Cima, son lo mejor. Pablo Morán puede presumir, aunque presumir no es lo suyo, de formar parte de los mejores, porque hace unos años él fue voluntario de Cima y allí hizo prácticas en la radio imbuido del entusiasmo propio de un adolescente, un entusiasmo que ya no le abandonó y que le ha ayudado a convertirse en uno de los más honestos y comprometidos profesionales de la comunicación.

Acaso allí, en Cima, también aprendió a amar a su ciudad con un amor casi socrático, forjado a base de humildad y de empatía, como las que destila en todas las facetas de su vida y que deja patentes en programas de radio como ‘punto de fuga’, donde nos cuenta las historias de los que más sufren, de los perseguidos, de los que lo han perdido todo.

Tu sabes muy bien que en los últimos años en Ponferrada y en el Bierzo hemos perdido muchas cosas, empresas, empleos, jóvenes que han tenido que irse. Pero pese a todo seguimos siendo ricos, porque tenemos potencialidades para nuestro desarrollo y tenemos también a ponferradinos y ponferradinos y a bercianos y bercianas como tú, que nos recuerdan cada día que tenemos un gran número de profesionales que habéis triunfado fuera de nuestra comarca, pero que nunca habéis perdido el amor a nuestra tierra y a sus gentes.»

Por su parte, el periodista y pregonero Pablo Morán, afincado en Madrid, presumió de ser berciano:

«Quiero agradecer la amabilidad de la corporación municipal por brindarme el inmenso honor de poder dirigirme a vosotros desde este balcón que tantas veces he mirado desde ahí abajo. Desde esta querida plaza testigo de nuestras alegrías y amarguras, testigo de reencuentros y rupturas, de compañías y soledades, testigo de la vida que he compartido con muchos de vosotros. Gracias a todos por querer acompañarme en este momento inolvidable para mí y para mi familia.
Ser pregonero supone una oportunidad para saldar una deuda que tenía pendiente con mis queridos paisanos. Después de tantos años ya me pesaba la carga de la ingratitud y cierta soberbia por no daros públicamente las gracias. Fueron vuestras respuestas sinceras, espontáneas y socarronas a mis preguntas con el micrófono de Radio Bierzo las que gustaron en Madrid y me dieron el billete para emprender un maravilloso viaje que Hoy por Hoy continúa y me invita a soñar con seguir creciendo. Vosotros también me habéis ayudado a hacerlo realidad. Así que no quiero dejar pasar ni un día más sin daros públicamente las gracias de corazón.

Me presento aquí como un emigrante berciano más. Uno de tantos miles. Como alguien que sigue experimentando un pequeño desgarro personal cada vez que toca irse. Una sensación inevitable cuando recorro y dejo atrás escenarios de esta ciudad que tantos buenos momentos me ha dado junto a vosotros. El poblado de la MSP, Camino de Santiago, la Plaza de Lazúrtegui, Avenida de la Puebla, General Vives hasta llegar a el Plantío y el antiguo hospital en el que nací… Cuando voy avanzando en ese recorrido, cuando la emoción del regreso o de la despedida está a flor de piel, se agolpan en mi mente maravillosos recuerdos como postales fotográficas que van pasando evocando el amor, el cariño y la compañía de la familia y los amigos. Lo mismo que sigo sintiendo cada vez que vuelvo.

Yo me fuí hace 20 años. Tiempo suficiente para que no asalten a veces los sentimientos de desapego, de cierta traición a la tierra que te crió y que has abandonado. Pero tened algo claro. No conozco a un sólo emigrante de nuestra tierra que no lleve El Bierzo por bandera. Aunque no nos entiendan… da igual. Recién llegado a Madrid me costaba que la gente entendiera que “Tenía que marchar”. “Tendrás que irte”, me decían… y yo obstinado contestaba “Claro. Marcho porque tengo que marchar”.

Y es verdad. Ser berciano es una forma de vida que, al menos a mí, me ha resultado muy útil en mi carrera. Es un ejemplo de tenacidad, constancia y trabajo duro e incansable para salir adelante. Ejemplo que he visto muy cerca, en mis padres, pero que también imaginaba cada mañana, bien temprano, cuando sonaba la bocina de la MSP. Recuerdo que a veces, al escucharla, pensaba lo duro que era el trabajo en la mina y que, al fin y al cabo, nada de lo que tenía por delante era tan duro como eso. Todo nuestro reconocimiento a aquellos hombres y mujeres que contribuyeron a levantar esta comarca y que nos han traído hasta aquí. Gracias también a ellos. A los que están aquí y a los que, sin poder estar, están.

Tenemos una deuda histórica con ellos. Somos nosotros quienes recogemos el testigo para mantener viva esta tierra. Una tierra ejemplar, una tierra fértil y agradecida que nos devuelve nuestro amor hacia ella con ricos manjares. Una tierra solidaria, acogedora y tolerante con el diferente. Una tierra que es ejemplo de integración desde hace décadas. Algo digno de estudio dadas las circunstancias. Una tierra, en definitiva, en la que lo común, el valor de la comunidad, nos ayuda a seguir adelante con lo que venga.

El contexto del que partimos para empezar a escribir nuestro futuro no es sencillo aunque, en realidad, nunca lo fue. Pero tenemos experiencia, garra e ingenio para salir de esta… para mirar hacia adelante con dignidad. Y tenemos el aval de nuestro pasado del que debemos extraer nuestras propias lecciones. Aprovechemos estas fiestas dadas a los reencuentros para pensar qué podemos aportar cada uno de nosotros en ese gran reto y para aprender de nuestro propio pasado. Sólo escuchando se aprende… sólo oyendo con atención las lecciones de nuestros mayores sabremos preservar el futuro de esta tierra privilegiada. Hagámoslo. Os aseguro que una de las mayores lecciones que he aprendido en el Periodismo es saber escuchar.
VIVA PONFERRADA VIVAN LAS FIESTAS DE LA ENCINA»

¿Acabas de presenciar un accidente o similar? Envíanos tus fotos, vídeos y noticias por WhatsApp

662 031 640 (Pincha desde el móvil)

¡Agréganos a tus contactos!

Síguenos en nuestras redes sociales

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies