Última Hora

Termina la temporada de «Juego de Remanentes»

La Alcadesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, al inicio del Pleno de la corporación municipal el 9 de noviembre de 2018.

El Pleno de Ayuntamiento de Ponferrada ha aprobado esta mañana (9 de noviembre de 2018) dos expedientes en los que se listan obras en diferentes viales y puntos del municipio que se financiarán con cargo a los remanentes de Tesorería (el superávit) del ejercicio anterior (a saber: 2017). Dichas obras deben ser puestas en marcha en lo que resta de 2018, plazo que ha venido siendo el objeto de debate y motivo de mutuas peticiones de premura entre co-Gobierno y oposición. El listado de obras que se ha aprobado en el primer punto del día era una modificación del aprobado por los 5 grupos de la oposición en el pleno de septiembre; en el segundo debate, un remedo de una propuesta elaborada por el líder del P.S.O.E., Olegario Ramón, para dar salida al monto de las obras descartadas por razones técnicas del primero.

Al poco de comenzar el debate, el primer tema que ha hilado el Pleno de esta mañana ha sido la no inclusión de una partida de unos 150.000 euros para obras de reparación del alcantarillado de la pedanía de San Esteban de Valdueza. Rosa Luna, de Ciudadanos, ha reprochado al Equipo de Gobierno que no aceptase incluir esta obra cuando, a su entender, cumple con los requisitos legales necesarios para ser considerada «financieramente sostenible», ya que en los informes de la concesionaria del servicio de aguas (Aquona) se habla de un «problema» causado por la «vejez de los materiales». Para Luna, la obra no se va a llevar a cabo en virtud de la falta de voluntad del equipo que dirige Gloria Fernández Merayo. Luna ha puesto como ejemplo la veintena, ha dicho, de intervenciones que ha habido que realizar en la localidad del Valdueza en los últimos meses e incluso un socavón actualmente presente en la entrada al pueblo.

Rosa Luna ha cargado contra la Alcaldesa de Ponferrada por no acometer las obras en el alcantarillado de San Esteban de Valdueza.

Miguel Ángel Fernández, de Ponferrada en Común, ha vuelto a repetir sus argumentos en torno a la arbitrariedad con la que, a su juicio, son o no catalogadas como «financieramente sostenibles» las obras pues, ha dicho, «si la edición de un libro era financieramente sostenible» (para el P.P., pues partida tal aparecía en el plan inicial de la Alcaldía), las dudas sobre el criterio mantenido le permiten pensar que cualquier inversión lo puede ser, ha dado a entender con ironía. Fernández también ha insistido en la perfecta legitimidad de la acción opositora: «ustedes optaron por gobernar de una determinada manera», ha dicho dirigiéndose a Ricardo Miranda, portavoz del Partido Popular; «tuvieron la oportunidad de gobernar desde el acuerdo y el pacto», dijo Fernández del P.P., «pero no supieron impregnarse de las propuestas» que les hacía la oposición. «Hemos transigido» y «hemos dejado hacer», dijo el líder izquierdista; «pero todo tiene un término», aseguró justificando el acuerdo que la oposición concertó en torno a una lista de obras alternativa a la de la Alcaldesa. Todo ha ocurrido, según Ponferrada en Común, de acuerdo al «derecho que tenemos el resto de los concejales […] de ejercer nuestra labor política».

El Concejal de Acción Social, Pedro Muñoz, de Coalición por El Bierzo, ha culminado su segunda intervención aludiendo a la excepcionalidad que supone que el Equipo de Gobierno «tiene que hacer [unas inversiones] por obligación de la mayoría», tal y como ha ocurrido, «pero ese bloque no forma gobierno», ha dicho en referencia a que el acuerdo, según la oposición: puntual, en torno a la inversión con cargo a remanentes de Tesorería se quede sólo en eso y no acabe desembocando en una moción de censura. Este es un argumento al que ya ha recurrido en otras ocasiones del ex-alcalde de Toreno.

Pedro Muñoz llamó «mentiroso patológico» a Samuel Folgueral, por lo que pidió disculpas en la fase final del Pleno.

En la segunda intervención de Pedro Muñoz, éste ha calificado de «mentiroso patológico» a Samuel Folgueral a raíz de unas declaraciones de éste en las que aseguró que Muñoz conocía las negociaciones de la oposición y que pidió sumarse al pacto «para dejar sola a la Alcaldesa» y que han sido desmentidas por el líder del Partido Socialista en Ponferrada, Olegario Ramón, y también por Miguel Ángel Fernández, de Ponferrada en Común. La Presidenta del Pleno, la Alcaldesa Merayo, le ha pedido que no haga alusiones personales pero Muñoz no solo no se ha retractado de primeras, sino que ha dicho que no estaba insultando: «estoy definiendo al señor Folgueral: es un mentiroso». Desde la bancada de U.S.E. Bierzo, el partido fundado por ex-alcalde de Ponferrada Samuel Folgueral, Fernando Álvarez (fuera de su uso de la palabra) le ha dicho a Muñoz que era «un sinvergüenza» a lo que el líder de CxB ha respondido diciendo que «para ser un sinvergüenza tendría que parecerme a usted». Álvarez ha preguntado a la Alcaldesa a quién de los dos iba a llamar al orden, si al insultado o al que respondía al insulto, algo a lo que Gloria Merayo ha respondido, hábilmente, «a usted [en referencia al de U.S.E.], por no estar en el uso de la palabra» para pedir después a Muñoz que continuase y a la Secretaría que todo lo dicho constase en acta.

Fernando Álvarez, de U.S.E., calificó de «sinvergüenza» a Pedro Muñoz y fue llamado al orden por la Alcaldesa, quien pidió que constara todo en acta.

En un debate posterior, ya en la fase final del pleno, Pedro Muñoz ha aprovechado su última intervención para pedir perdón a Folgueral públicamente: «le pido acepte mis disculpas», ha dicho retractándose.

Pedro Muñoz afirma que se enteraron de la enmienda en el Pleno

En su turno, el portavoz de U.S.E., el ex-alcalde de la capital berciana Samuel Folgueral, ha dicho que del plan aprobado por la oposición en el pleno a lo que se iba a votar hoy había ciertos cambios, los cuales ha cuantificado en unos 606.000 euros. Folgueral ha lamentado que no se haya tenido «el talante democrático» de dar prioridad a los 5 grupos que aprobaron la modificación del expediente para decidir qué hacer con dicho monto. De ahí su doble enfado: «no es en estado puro», ha dicho del expediente, «la documentación que se presentó» y no se ha preguntado a quienes lo impulsaron cómo hacer el cambio.

El portavoz del P.S.O.E., Olegario Ramón, ha querido revindicar la labor negociadora que ha venido realizando desde que en agosto su grupo no facilitara la aprobación de unos presupuestos, los presentados por el co-Gobierno, que a su entender venían redactados sin consenso con los grupos y con demasiado endeudamiento para el municipio. Ramón, que ha asegurado que «no hubo ningún contacto» con los miembros de Coalición por El Bierzo mientras se preparaba la enmienda, sí ha asegurado que su afán al incluir obras de Medio Rural en la propuesta era, por un lado, que no hubiera un medio rural «de primera y otro de segunda» y una ulterior suma de apoyos a la misma. El político socialista ha reconocido que hay obras que ni le gustan ni en algunos casos cree viables pero que aceptó «el empecinamiento» en hacer una rotonda cuando parece evidente que «no se podían cumplir los plazos» (ha dicho en referencia al proyecto de reforma de la rotonda de la Avenida de Compostilla con la Avenida Gran Vía Reino de León, donde Electrosonido Tino) en pos de alcanzar un consenso. «Lo apoyamos porque es el pacto», ha dicho el líder socialista.

Olegario Ramón registra su propuesta de obras con la vista en un pacto sin U.S.E. ni P.R.B.

 

Ramón ha recibido el elogio de Pedro Muñoz sobre su capacidad para liderar la oposición y negociar las obras una vez más, lo que le ha permitido en su segunda intervención a Samuel Folgueral, que en su día lideró el P.S.O.E. de Ponferrada, decir que estaría incómodo «si tuviera un grupo político al que le echara piropos el señor Muñoz. Olegario Ramón no ha entrado al barro pasando por la cuestión con paternal deje y resignado tono al decir «no sé qué piropos hacen temblar más en este concurso de… piropos», ha casi susurrado en referencia al anterior intercambio de improperios entre U.S.E. y Pedro Muñoz.

La carga de Ramón en su segunda toma de palabra ha sido contra la Alcaldesa: «por miedo a una moción de censura», le ha dicho sobre el escenario de agosto, «no presenta una moción de confianza» ligada a los presupuestos. Ramón ha dado a entender que tal censura no habría ocurrido (su concurso para tal cosa habría sido necesario). Ha listado los, en su opinión, errores de Merayo, entre los que se encontraría el llevar los presupuestos a Pleno creyéndolos cerrados y pactados (con U.S.E.) y hacer propuestas de inversión con plazos imposibles. El portavoz del P.P., Ricardo Miranda, ha asegurado que, respecto al paquete de obras, «la voluntad es hacerlo» y ha dicho que de ellos no ha faltado nunca afán de acuerdo y que la demostración de fuerza de la oposición se podía haber hecho hace 3 años; lo hicieron «en el último momento», ha dicho Miranda, que ha añadido, siendo el único que ha mentado la fecha: «a 5 meses de las elecciones».

El portavoz del P.P., Ricardo Miranda, fue el único que mencionó en alto el hecho de que solo quedan 5 meses para las elecciones.

El P.P. terminaría absteniéndose en la votación ya que, según la Alcaldesa, no iban a votar a favor de una lista de obras que se había construido con vetos (pues tal sería la actitud de algún grupo, según ella, a obras como la de Gómez Núñez, que no se realizará); asimismo, Gloria Fernández Merayo ha indicado que la memoria que acompaña a la modificación de crédito «está firmada [por ella misma] por imperativo legal» por su desacuerdo con la forma como el contenido de la misma.

El plan de inversiones opositor se aprobó con 17 votos a favor (faltaba un concejal del P.S.O.E. que avisó de y justificó un retraso) y 7 abstenciones.

 

El P.P. lleva a la aprobación la propuesta originalmente del P.S.O.E.

Olegario Ramón, del P.S.O.E., ha conseguido que varias de sus propuestas superen el filtro de las secciones técnicas del Ayuntamiento.

El segundo punto del orden del día del Pleno del 9 de noviembre ha sido otra modificación de crédito con cargo a remanentes basada en la propuesta que Olegario Ramón preparó para dar salida (en calidad de obras) al monto de las inversiones propuestas por la oposición cuya viabilidad se había descartado por motivos técnicos.

El debate ha continuado con los flecos del anterior y en los mismos términos: se han enfrentado ideas diferentes sobre la coherencia de lo votado entonces y ahora, el por qué de ciertos procedimientos y las mutuas acusaciones de culpabilidad en las tardanzas, la oportunidad o no de las líneas rojas y los vetos, etcétera.

Miguel Ángel Fernández, de Ponferrada en Común, ha argumentado que la oposición de su grupo a la obra en Gómez Núñez no era caprichosa sino que dicho proyecto «condicionaba» el tráfico y al comercio y por tanto al urbanismo de la ciudad. «El resto estábamos dispuestos a aceptar cualquiera» ha dicho sobre la posición de la coalición de izquierdas que representa. «Fue la Alcaldesa la que negó cualquier acuerdo», ha asegurado Fernández en una nueva alusión a los falta de resultados en la negociación entre el Equipo de Gobierno y la oposición. Para el veterano líder político, la cuestión no «es que esto beneficie a uno u otro grupo», ha dicho; «nuestra actividad tiene por objetivo que se beneficien los ciudadanos», recordó, por lo que dio importancia a «que [lo aprobado en el Pleno] vaya para adelante» a poder ser «sin estridencias» y «sin clasismos».

Pedro Muñoz ha asegurado que votará a favor de cualquier obra y que en el plan «hay obras de Medio Rural que nos permiten hacer cosas». Sobre la posición de los que se iban a abstener, él «votará a favor», ha remarcado, «por si los demás se abstienen». Rosa Luna, de Ciudadanos, le ha dicho a Muñoz que en el plan del P.S.O.E. hay obras suyas y que por tanto es normal que vote a favor. La portavoz de la formación naranja ha insistido en que las obras en San Esteban eran «financieramente sostenibles» y ha criticado las «rancias estrategias bipartidistas». Ciudadanos ha hecho suyas las críticas que señalan que la obra de la glorieta de Fuentesnuevas, por la que pasan «3 carreteras de titularidades diferentes», ha contado Rosa Luna, «la deberían de pagar otros entes también».

U.S.E. ha calificado dicha acción (la construcción de la glorieta) de «doble aportación económica del ciudadano de Ponferrada» (en referencia a que esa obra debería financiarse con el erario que manejan instituciones de rango mayor a la que ya se aporta). También ha asegurado que existe un problema similar con otras obras, tales como el paso subterráneo de las vías en Navaliegos, algo contra lo que el P.P. ha asegurado que existen informes (que adjudican la repercusión de este gasto de mantenimiento al Ayuntamiento).

Samuel Folgueral ha lamentado que el Ayuntamiento se haga cargo de ciertas obras que, en su opinión, no le corresponde abonar y ha mostrado su descontento con los cambios en los listados de obras.

Folgueral ha preguntado por el desajuste en términos financieros de retirar obras de la lista para poner otras, lo que en su opinión derivará en que una parte de lo que podía haberse aprobado para inversiones termine en amortización de deuda del Ayuntamiento.

Olegario Ramón ha hecho un repaso al encadenamiento de fases de, así lo ha caricaturizado, la «versión berciana» de los Episodios Nacionales, relato en el que ha culpado a la Alcaldesa del fracaso de varias negociaciones (señalando que otros miembros del Equipo de Gobierno sí se mostraban favorables a negociar) y asegurando que para él «fue muy sorpresivo» que cuando se le comunicó la documentación para el Pleno hubiera modificaciones a la propuesta del P.S.O.E. que no se le habían consultado. La propuesta, en palabras de Olegario Ramón, fue «afeitada unilateralmente por la señora Alcaldesa», dijo el líder socialista asegurando «me consta [que fue así]».

Miguel Ángel Fernández, de Ponferrada en Común, ha asegurado a Pedro Muñoz que él no puso vetos al P.S.O.E. en la negociación del listado de obras.

El P.P. ha explicado que la propuesta se hace a título propio «para ganar tiempo», pues de no hacerlo de esa forma era preceptivo un trámite más largo que empujaría el texto de Ramón al siguiente Pleno (con el consecuente riesgo de que quedase fuera de temporada). En cuando a la modificación de la propuesta, el portavoz de los populares, Ricardo Miranda, ha reconocido el error: «había que haber llamado» a Olegario Ramón, ha reconocido. El líder de los socialistas se hallaba en un encuentro en París. La Alcaldesa también se ha señalado por el «fallo» de no haber llamado a Ramón.

«Yo no veo obras [de tal o cual partido], veo vecinos que quieren que se les arregle la calle», dijo la regidora poco antes de proceder a la votación. El resultado fue de 9 a favor y 16 abstenciones, cerrándose así este capítulo en el culebrón de los remanentes… que mañana mismo, hasta el 31 de diciembre, entran en la carrera por conseguir que todas esas partidas se pongan en ejecución para minimizar la cantidad de superávit que acabará dedicada este 2018 a meramente amortizar deuda. Continuará.

¿Acabas de presenciar un accidente o similar? Envíanos tus fotos, vídeos y noticias por WhatsApp

662 031 640 (Pincha desde el móvil)

¡Agréganos a tus contactos!

Síguenos en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies